El Consumo de Alcohol Durante el Embarazo



Beber alcohol durante el embarazo puede causar a su bebé diferentes defectos congénitos físicos y mentales. El término “trastornos del espectro alcohólico fetal” (o FASD, por su sigla en inglés) se utiliza para describir los numerosos problemas asociados con la exposición al alcohol antes del nacimiento. Cada año nacen hasta 40,000 bebés con FASD.1



Aunque muchas mujeres son conscientes de que beber demasiado alcohol durante el embarazo puede provocar defectos congénitos, muchas no se dan cuenta de que beber moderadamente (o incluso poco) también puede ser nocivo para el feto. De hecho, no se ha comprobado que haya algún nivel de consumo de alcohol durante el embarazo que se pueda considerar seguro. En consecuencia, March of Dimes recomienda a las mujeres embarazadas abstenerse de beber alcohol (incluidos la cerveza, el vino y sus derivados, y los licores) durante todo el período de embarazo y lactancia. Además, puesto que a menudo las mujeres no saben que están embarazadas durante los primeros meses, aquellas que puedan estar embarazadas o que lo estén intentando deberían abstenerse de consumir bebidas alcohólicas.

Los estudios gubernamentales recientes indican que una de cada 12 mujeres bebe durante el embarazo. Aproximadamente una de cada 30 mujeres embarazadas informó haber bebido en grandes cantidades (cinco o más tragos) en una sola ocasión. Las mujeres que beben grandes cantidades en una misma ocasión o con frecuencia aumentan considerablemente el riesgo de que sus bebés sufran problemas relacionados con el alcohol.

Cuando una mujer embarazada bebe, el alcohol pasa a través de la placenta hasta el feto. En el cuerpo inmaduro del feto, el alcohol se descompone de una forma mucho más lenta que en el cuerpo de un adulto. Como resultado, la concentración de alcohol en la sangre del bebé puede ser superior y mantenerse elevada durante más tiempo que en la sangre de la madre. A veces, esto hace que el bebé sufra daños de por vida.

¿Cuáles son los peligros de beber alcohol durante el embarazo?

Beber alcohol durante el embarazo puede provocar FASD, con efectos que pueden variar de leves a graves. Éstos incluyen retraso mental, problemas de aprendizaje, emocionales o de conducta, así como defectos en el corazón, la cara y otros órganos. El más grave es el síndrome del alcohol fetal (o FAS, por su sigla en inglés), una combinación de defectos congénitos físicos y mentales.

El consumo de alcohol durante el embarazo incrementa el riesgo de aborto espontáneo y nacimiento prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de gestación). Los estudios sugieren también que beber alcohol durante el embarazo puede contribuir al nacimiento sin vida del bebé. Un estudio danés realizado en 2008 descubrió que la mujeres que consumen alcohol de forma excesiva en tres o más oportunidades durante las primeras 16 semanas de embarazo tienen un 56 por ciento más de probabilidades de que nazca un bebé sin vida que las mujeres que no consumen alcohol de forma excesiva.3 Otro estudio de 2008 comprobó que las mujeres que consumen cinco o más tragos a la semana tienen un 70 por ciento más de probabilidades de que su bebé nazca sin vida que las mujeres que no beben.

¿Qué es el síndrome del alcohol fetal (FAS)?

El FAS es una de las causas más comunes de retraso mental y la única causa que se puede evitar en su totalidad. Según los estudios de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) cada año nacen entre 1,000 y 6,000 bebés con este síndrome en Estados Unidos.

Los bebés con FAS son anormalmente pequeños al nacer y habitualmente no se desarrollan por completo a medida que crecen. Tienen facciones características, como ojos pequeños, un labio superior delgado y piel lisa en lugar del surco normal entre la nariz y el labio superior. Es posible que sus órganos, especialmente el corazón, no se formen correctamente. Muchos bebés con FAS tienen también un cerebro pequeño y con una forma anormal, y la mayoría de ellos tiene algún grado de incapacidad mental. La mayoría tiene mala coordinación, poca capacidad de concentración y problemas emocionales y de conducta.

Los efectos del FAS y otros FASD duran toda la vida. Aunque no tengan un retraso mental, los adolescentes y adultos con FAS y otros FASD corren el riesgo de tener problemas psicológicos y de comportamiento, así como conductas criminales. A menudo les resulta difícil conservar un empleo y vivir de forma independiente.

¿Qué otros FASD existen?

Los CDC estiman que la cantidad de bebés que nacen con algunas, pero no todas, las características del FAS es aproximadamente tres veces mayor a la cantidad de bebés que nacen con FAS. Estos FASD de denominan defectos congénitos relacionados con el alcohol (o ARBD, por su sigla en inglés) y trastornos del neurodesarrollo relacionados con el alcohol (o ARND, también por su sigla en inglés). El término ARBD describe los defectos congénitos físicos que pueden producirse en muchos sistemas orgánicos, como el corazón, el hígado, los riñones, los ojos, los oídos y los huesos. El término ARND describe los problemas de aprendizaje y conducta asociados con la exposición prenatal al alcohol. Estos problemas pueden incluir incapacidades de aprendizaje, dificultades de atención, de memoria y para resolver problemas, retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje, hiperactividad, trastornos psicológicos y mal rendimiento escolar. Los niños con ARBD y ARND no tienen los rasgos faciales característicos asociados con el FAS.

En general, los ARBD suelen ser resultado de beber alcohol durante el primer trimestre, cuando los órganos se están formando rápidamente. Beber en cualquier etapa del embarazo puede afectar al cerebro y causar ARND y, además, puede afectar al crecimiento.

A veces se utiliza un término más antiguo llamado efectos del alcohol en el feto (FAE, por su sigla en inglés) para describir los daños relacionados con el alcohol que son menos graves que el FAS. Actualmente se usan con más frecuencia las categorías de diagnóstico más específicas de ARBD y ARND.

¿Cuánto alcohol es demasiado durante el embarazo?

No se ha demostrado que haya algún nivel de consumo de alcohol seguro durante el embarazo. Según la Oficina de Salud Pública y Ciencia de los EE.UU., los patrones de consumo de alcohol que colocan al bebé en mayor riesgo de padecer FASD son el consumo de grandes cantidades en pocas horas y el consumo de siete o más tragos por semana. Sin embargo, los FASD también pueden darse en los bebés de mujeres que beben menos.

Los investigadores están examinando en más detalle los efectos sutiles del consumo moderado o reducido de alcohol durante el embarazo. Un estudio de 2002 comprobó que los niños de 14 años cuyas madres consumieron un solo trago a la semana eran considerablemente más bajos y delgados y tenían una circunferencia de cabeza más pequeña (un posible indicador del tamaño del cerebro) que los hijos de las mujeres que no consumieron nada de alcohol. Un estudio de 2001 comprobó que los niños de seis y siete años de madres que consumieron un solo trago a la semana durante el embarazo tenían más probabilidades que los hijos de las que no consumieron alcohol de presentar problemas del comportamiento, como agresividad o delincuencia. Estos investigadores descubrieron que los hijos de las madres que bebieron alcohol durante el embarazo tenían tres veces más probabilidades que los niños no expuestos al alcohol de manifestar conductas delictivas. Un estudio de 2007 sugiere que las hijas de mujeres que bebieron menos de un trago a la semana tienen más probabilidades de tener problemas de conducta y emocionales a los cuatro y a los ocho años de edad. El estudio también sugirió efectos similares en los varones pero con niveles más altos de consumo de alcohol.

Otros estudios informan de problemas del comportamiento y aprendizaje en niños expuestos al consumo moderado de alcohol durante el embarazo, incluidos problemas de concentración y de memoria, hiperactividad, impulsividad, pocas habilidades sociales y de comunicación, problemas psiquiátricos (incluidos trastornos del estado de ánimo) y el consumo de alcohol y drogas.

¿Existe una cura para los FASD?

No existe cura para los FASD. No obstante, un estudio realizado en 2004 comprobó que el diagnóstico temprano (antes de los seis años de edad) y la crianza en un entorno estable y propicio puede mejorar las perspectivas a largo plazo para los individuos con FASD. Los niños que experimentaron estos factores de protección durante sus años escolares tenían de dos a cuatro veces más probabilidades de evitar problemas serios de comportamiento que pudieran resultar en inconvenientes con la ley o la reclusión en una institución psiquiátrica.

Si una mujer embarazada consume uno o dos tragos antes de darse cuenta de que lo está, ¿puede ser nocivo para al bebé?

Es poco probable que un trago ocasional que una mujer pueda tomar antes de darse cuenta de que está embarazada sea nocivo para el bebé. No obstante, el cerebro y otros órganos del bebé empiezan a desarrollarse alrededor de la tercera semana de embarazo y son vulnerables a daños en esas primeras semanas. Puesto que no se ha demostrado que haya una cantidad de alcohol segura durante el embarazo, las mujeres deben dejar de beber inmediatamente si sospechan que están embarazadas y deben abstenerse de beber alcohol si están intentando quedar embarazadas.

¿Es seguro beber alcohol mientras se amamanta al bebé?

Pequeñas cantidades de alcohol llegan a la leche materna y pasan al bebé. Un estudio comprobó que los bebés amamantados por mujeres que consumieron uno o más tragos al día se retrasaban un poco más en adquirir las habilidades motrices (como gatear y caminar) que los bebés que no habían estado expuestos al alcohol. Grandes cantidades de alcohol también pueden interferir con la expulsión de la leche materna. Por estas razones, March of Dimes recomienda a las mujeres que se abstengan de beber alcohol mientras están amamantando. De forma similar, la Academia de Pediatría de los EE.UU. (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que las madres lactantes se abstengan de beber alcohol. No obstante, según la AAP, un trago ocasional probablemente no dañe al bebé, pero si la madre decide consumirla, debe esperar al menos dos horas antes de amamantarlo.13

¿El consumo de mucho alcohol por parte del padre puede contribuir a los FASD?

No existen pruebas de que el consumo de grandes cantidades de alcohol por parte del padre pueda provocar FASD. Pero los hombres pueden ayudar a que su pareja evite el alcohol si no beben durante el período de embarazo.

¿Qué hace March of Dimes para evitar y tratar los FASD?

Los investigadores apoyados por March of Dimes están investigando la influencia del alcohol en el embarazo. Un becario está intentando individualizar los genes que influyen en el FAS para identificar a las mujeres que tienen un alto riesgo de tener un bebé afectado si continúan bebiendo  y proporcionar la ayuda necesaria para prevenir el FAS en el niño. Otro está investigando el mecanismo por el que el alcohol produce defectos congénitos. Esto podría llevar al desarrollo de tratamientos para revertir o prevenir mayores daños relacionados con el alcohol en las mujeres embarazadas que bebieron alcohol antes de saber que lo estaban o en aquellas que no dejan de consumir.

March of Dimes también trabaja para evitar los FASD educando al público general, los adolescentes, adultos en edad de tener un hijo y madres embarazadas acerca de los peligros del alcohol y otras drogas en el feto. Puesto que actualmente no hay forma de predecir qué bebés sufrirán daños producidos por el alcohol, la forma más segura es no beber nada durante el embarazo y evitar beber mucho durante los años fértiles (ya que aproximadamente un  por ciento de los embarazos no se planifica). Todas las mujeres que estén considerando quedar embarazadas deben dejar de beber alcohol. Las mujeres que beben grandes cantidades de alcohol deben evitar el embarazo a menos que crean que pueden abstenerse de tomar alcohol durante todo el embarazo.

FUENTE:      Centro de Enseñanza del Embarazo March of Dimes Foundation.


Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!