Armando palomas, un equilibrio

Por: Dzohara Limón


Un toque de irreverencia con letras bien pensadas enmarca el estilo de Armando Palomas, un músico que se ha sabido abrir paso por sus propios medios y que refleja una total coherencia entre letras, música y actos.

Primero que nada ¿nos podrías hablar un poco sobre cómo fue tu primer acercamiento con la música?
Básicamente el primer acercamiento fue un asunto familiar, mi padre siempre fue un amante de la música, un melómano empedernido. Entonces el acercamiento me lo dio él, y evidentemente cuando vas creciendo comienzas a tener como referencia un montón de cosas que se van convirtiendo en tus influencias; y en ese sentido, mi padre fue el culpable de este pinche molcajete.

Mi padre me enseñó básicamente a amar  la música, a asociar la música con los sentimientos, a asociar la música con un estilo de vida, y con el sentido social que pudiera tener. Pero la música se me fue dando de una manera muy práctica porque un primo mío, Armando, mi tocayo, era maestro de música, de guitarra clásica, entonces yo aprendí viéndolo. Él fue como mi primer maestro, mientras yo estaba en la secundaria y él en la universidad, dormía en una habitación junto conmigo y era diario el ejercicio que él hacía para la guitarra. Y esa es la historia donde se relaciona la música conmigo, aunque ya la historia de las letras es otra cosa. 

Jamás creí que me fuera a dedicar a esto, en cuanto a las letras, fueron cosas que iba viendo e iba plasmando en papel. Cuando iba en la escuela primaria me daba por escribir como una especie de diario sobre lo que me sucedía y eventualmente en el transcurso de los 250 metros de la escuela primaria a mi casa siempre iba poniéndole melodía a esas cosas que escribía en ese pequeño diario, entonces creo que ese fue un ejercicio que se me fue convirtiendo en vicio y en una manera de vivir, creo que si me pongo a pensar soy un tipo que escribo desde los 9 años.

¿Entonces las canciones de Armando Palomas reflejan lo que vive en su vida cotidiana?
Claro, nunca he podido hacerles canciones a terceras personas, no soy bueno para eso y no me gusta vivir la vida de otras personas, me gusta vivir la mía y básicamente hago canciones de mis pasiones, de mis triunfos, de mis logros, de mis derrotas y de mis defectos y sobre todo de mis vicios.

En cierta forma, Armando Palomas es sinónimo de irreverencia ¿Cómo es que tú rompiste con ese molde del artista maleable y sonado?
Es algo que nunca busqué. Más bien, esa característica siempre la he tenido desde joven, creo que esa manera diferente de ver las cosas a mí me la ha dado más bien el hecho de que me tocó convivir con muchas personas con las que hasta cierto punto me daba mucho coraje el conformismo social que tenían, esa falta de respeto a sí mismos cuando se idolatra a esa parte tan mediática como es la televisión.

Yo empecé a odiar la televisión desde que mis amigos se embobaban con ella y veía como todo lo que la televisión les decía era la verdad absoluta para ellos y yo creo más en el arte libre, en el arte que te pueden compartir los amigos que creen que arte verdadero sana y que el arte no necesita de un comercial de Coca-Cola o de un comercial de Sabritas para poder venderse.

 Hay que sacrificarse en este país y tener vocación para poder hacerlo, yo soy esa parte, y creo que esa parte de hacer arte me ha convertido en una persona con una lengua bastante libre, bastante rasurada y en una persona que no se calla y muchas de las veces no me ahorro problemas porque tengo esa enfermedad de decir lo que pienso sin temor a alguna represalia.

¿A qué tipo de problemas te has enfrentado a causa de tu carácter y tu lengua libre?
A la negación a algunos de mis shows, de repente no puedo estar en ciertos lugares porque en ciertos conciertos masivos dicen “no puedo contratar a un cuate que le voy a pagar y aparte me va a mentar la madre o va a sacar a balcón alguno de mis negocios sucios”. Ese es el principal problema al que me enfrento por tener esa lengua tan libre.

Y también el hacerme (si no de enemigos) de gente que me puede sacar la vuelta, tampoco creo tener enemigos en mi vida, yo he sabido mantener esa distancia, me gané un respeto. No tengo enemigos, simplemente habrá gente a quien le molesta un poco lo que digo o lo que hago pero soy una persona bien coherente con lo que digo y con lo que escribo, con lo que canto y con lo que hago y te lo digo con franqueza.

¿Armando Palomas hace uso de la parodia en sus canciones?
Algunas veces si me ha gustado parodiar algunas situaciones, sobre todo sociales, pero en verdad no me gusta tampoco excederme, creo que en ese sentido también he sido bastante recio conmigo y si va a ser una parodia que tenga una repercusión social y que la gente tenga otro referente de lo que estás haciendo o lo que estás diciendo, porque hacer una parodia solo para hacer reír a la gente se me parece muy pendejo y para eso están los tres tigres.

¿Qué tan importante es la cuestión de la cultura popular en las canciones de palomas?
Yo soy parte de esa cultura popular, mi papá por ejemplo era un gran admirador de Chava Flores, lo cual de alguna manera repercutió en mí  y me parece que esa parte de la cultura popular es importantísima  y es algo que no se debe dejar, y si esa parte de la cultura popular urbana la puedes mezclar con una parte de denuncia y que al final de esa denuncia también exista una parte de comicidad, yo creo que también esa parte es importantísima, y es lo que manejaba el grandísimo Chava Flores, creo que en ese sentido soy parte de esa cultura popular urbana y también no solamente mis discos se han manejado por ese lado, sino que soy un intento de cancionero, soy un intento de poeta y un intento de muchísimas cosas, quizás sea un  intento de payaso pero es algo que me caracteriza.

La vida me ha dado muchísimas satisfacciones, me ha dado un montón de cosas bellas y creo que estoy contento con lo que he vivido y lo que he logrado, me ha costado mucho esfuerzo pero al final volteo para atrás y veo que es un logro el tener ya 24 discos y tratar de mantenerme de mis propias presentaciones, no tener manager y no ser parte de ese gran consorcio que pueden tener los grandes artistas que están siempre inmersos en el MTV y el Telehit.

¿Nos podrías decir qué no es Armando Palomas?
Que no soy… Yo no soy un hombre sano. Armando palomas no es un hombre que coma sano, no es un hombre que beba sano, no es un hombre que cuide sus triglicéridos y su colesterol, sus niveles de azúcar, es un tipo que regularmente no duerme, es un tipo que tiene grandes problemas de insomnio, no es el artista que van a ver en la televisión, armando palomas no es el artista que vas a ver colgado de un santón de rock mexicano para poder brillar, Armando Palomas jamás le abrirá un concierto a los putos de Zoé o a León Larregui, jamás lo veras pagando payola, Armando Palomas se ha ganado un respeto a partir de esa coherencia, es un pinche loco que ni el mismo se soporta a veces.

¿Cómo te describes a ti mismo?
Yo soy todo lo contrario a lo que la gente puede pensar. es decir, soy una persona que en sus tiempos disfrutó mucho de sus vicios, hay una frase  que dice que el camino de los excesos te va a llevar a ser un gran sabio, y en ese sentido soy un tipo que he sobrevivido a mí mismo, que le miento la madre al pasado, al presente y al futuro, que en verdad siento que las carreteras ahora me cansan y los aeropuertos peor, pero también sé que cuando llego a un escenario y tengo una guitarra y tengo un público me curan todos los dolores que pueda tener o sentir en ese momento, soy un tipo que adoro a la gente que me quiere y que está conmigo, soy un tipo que no tiene amigos pero que tiene bastantes compadres y comadres muy interesantes, y lo mejor es que soy un tipo que sigue pagando la cuenta de todos en las cantinas.

¿Nos podrías hablar un poco de tus influencias musicales?
Para empezar Chava Flores, Tin Tan, la música del cine de oro mexicano y después de eso cosas más rudas, a  mi padre le gustaba José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez, Pedro Carrillo, después de eso fui creciendo y comencé a escuchar cosas como la Sonora Santanera, la Sonora Matancera, eso era cuando era un niño, y mira que un niño que escuchaba  la Sonora Matancera pues no era común, y después comencé por mi propia cuenta a escuchar a los Creedence, a Bob Dylan, Leonard Cohen, luego a un Sabina, un Charly García, creo que después de eso vino como una pasión por las letras y entonces comencé a leer a autores como Charles Bukowski y Burroughs, entonces creo que esas son básicamente mis influencias. Obviamente está un Sabina, un Andrés Calamaro que lo sigo atesorando, un Fito Páez que son grandes genios de la palabra y la melodía.

Manejas una fusión de diversos géneros en tu música y más bien la idea va más evocada a la palabra, como Páez o Calamaro, pero ¿hay algún género en el que te pudieras clasificar?
No, fíjate que desde hace muchos años yo me se burlar perfectamente de mí y me puedo poner frente a un espejo, me puedo escupir y me puede causar un montón de risa, creo que yo no tengo ni  siquiera una bandera que me identifique, creo que básicamente lo que yo hago son canciones y lo que me interesa de hacer canciones, independientemente del género me interesa hacer canciones que te digan algo, un rock and roll que te diga algo, una canción que te haga reír, una canción que te haga llorar, una canción que te haga encabronar, una canción que te haga cachondearte , pero una canción que no te haga sentir nada entonces se llama Carla Morrison

¿Qué buscas transmitir en tus shows y canciones?
No soy un tipo que quiera ir a caerle bien a la gente, no me gusta transmitir nada, más bien me gusta sentir en ese momento (es muy etnocentrista lo que te voy a decir) pero si el artista no siente no puede comunicarse con los demás, entonces a mí me gusta llegar a los conciertos y cada vez que canto una canción me gusta evocar, recordar ese momento, el por qué y el cómo hice esa canción y creo que esa es la manera en que conecto fácilmente con el público, porque el día que yo deje de sentir pasión por hacer esto, que lo he hecho durante 23 años, ese día me dedicaré a ser un taxista que se dedique a contarle historias  a sus pasajeros y decirles: alguna vez fui un buen cantante o un buen compositor, pero  se me dio más lo de ser taxista.

¿Qué es lo más difícil que has vivido en estos años de trayectoria?
Lo más difícil fue un accidente que tuve en el 2008, fue un acercamiento trágico con la muerte y creo que  lo más difícil fue el hecho de ver a mis seres queridos preocuparse por mí, el hecho de tener esa incertidumbre de si estás o no estás en esta vida, el hecho de dejar cosas por hacer, el hecho de dejar cuentas pendientes. A mí ese tipo de cosas si me han dado mucho miedo y eso ha sido lo más difícil, lo más doloroso, pero de ahí en fuera no me puedo quejar, soy un tipo feliz y sigo sintiendo esta pasión y si la vida me da la oportunidad de seguir cantando lo voy a seguir haciendo.

¿Qué es lo más satisfactorio que has vivido en estos años de trayectoria?
Lo más extraordinario que me ha sucedido es poder vivir de mis canciones a pesar de no estar en la televisión o en la radio, eso es lo más extraordinario, el poder llegar a casa y tener qué comer, el poder compartir la comida, el pan, la sal, la cebolla y el vino con otras 7 personas que trabajan conmigo, eso me parece que es lo más importante. No soy un tipo que esté esperando ganarse premios, no soy un tipo que lo nombren en grandes festivales. Soy un tipo que cada semana me gusta aplaudirme, últimamente me gusta aplaudirme diario, lo más exitoso que he hecho es seguir vivo y tratar de seguir vigente con mis canciones.

Personalmente yo soy fan de armando palomas, una de mis canciones favoritas es “hasta el fondo del zaguán”, creo que evoca mucha sensualidad, ¿qué nos podrías decir de esta canción?
Sabes, alguna vez un periodista me preguntó al respecto y le dije que mis canciones eran como las chaquetas, yo nada más las hacía, pero si te puedo decir que esta canción de la que tú me hablas fue el inicio de muchas canciones más que le he hecho a la misma persona, una persona que siempre ha sido un lado obscuro para mí y una persona que siempre estará conmigo, eso lo sé perfectamente, ese es mi dark side of the moon.

¿Es lo mismo con “tú y la borracha noche”? ¿Está dedicada a la misma persona?
Le acabas de dar al mero clavo, eso de estar enamorado y no ser correspondido se me da re bien.
¿Nos podrías hablar un poco sobre que esperar en tu show en Toluca?
Otra cosa que me caracteriza es que no me gusta ser repetitivo con mis shows, yo realmente no sé lo que va a suceder, o no creo mucho en esos tres tiempos de pasado presente y futuro, porque el pasado básicamente me aterra, el presente me da miedo y el futuro seguramente se está burlando de mí en estos momentos, entonces no sé qué va a pasar este viernes en el Landó.

¿Algo en especial que quieras compartir?
Que en este momento estoy bastante dolido, bastante triste y te quiero decir que este viernes en el Landó Foro y el sábado en Cuernavaca le voy a dedicar estos dos conciertos a un gran amigo mío, a un gran baterista que grabó conmigo: Julio Díaz que falleció hoy en la mañana estoy bastante triste pero ese concierto del Landó y de Cuernavaca se los dedico totalmente a mi gran amigo “el hueso” Julio Díaz. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!