El palacio de la luna Paul Auster


En los albores de su edad adulta, Marco Stanley Fogg se enfrenta a la soledad y el aislamiento con una determinación y voluntad dignas de un asceta. Tras la muerte de su tío Víctor, Marco se queda sin familia y se va sumiendo poco a poco en un mutismo, en sus lecturas; se aleja de sus amigos, no consigue ningún empleo y vende todas sus cosas hasta llegar a la indigencia. Escapará a esta situación gracias a un delicado vínculo con el mundo que lo salva del hambre y la enfermedad: Kitty Wu, una estudiante a la que sólo ha visto una vez y de la que termina enamorándose.



Después, en su viaje de retorno al mundo, llegará a indagar sobre su pasado, conocerá a su padre y a su abuelo, Effing, un viejo solitario en silla de ruedas que pretende tener poderes sobrenaturales, que en su juventud pintó maravillosos cuadros donde la luna y el espacio eran los principales protagonistas y que fue dado por muerto en el oeste.

Marco puede ser llamado lunático, en toda la extensión de la palabra, llega a confundir lo que sucede, lo que piensa y lo que dice; melancólico y dado al ensimismamiento, este personaje se convierte en el retrato de la belleza lunática. La luna, para acentuar estos rasgos de locura, es un elemento omnipresente en la novela: el letrero de un restaurant, una pintura en el museo de Nueva York, la mítica pisada del primer hombre en la luna, sobre el mar, al final de un largo camino.

El protagonista dice de sí mismo que es un viajero, pero un viajero interior, que visita lugares desconocidos de sí mismo. Durante ese viaje, en nuestra lectura, conoceremos el retrato de un hombre muy dado a la ensoñación y a la fantasía, totalmente desapegado de los intereses materiales y académicos, muy dado también a las reflexiones: Hay una mirada vidriosa especial en los ojos de los neoyorkinos cuando van andando por las calles, una natural y quizá necesaria forma de indiferencia hacia los demás.

En El palacio de la luna, Paul Auster nos muestra el alma de un norteamericano, pero no de las grandes figuras, una persona sencilla, inteligente y sensible que le es indiferente al mundo y este a él lo tiene sin cuidado.

Autor de la nota:
Yuyin González



Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!