Altazor o el viaje en paracaídas


Fuente: Eugenio González
                                          “Tomo mi paracaídas, 
y del borde de mi estrella en marcha 
me lanzo a la atmosfera del último suspiro”

El pasado 10 de enero, se conmemoró un aniversario más del nacimiento, en Santiago de Chile, del poeta Vicente Huidobro; poeta vanguardista cuya obra más célebre es Altazor o el viaje en paracaídas, un libro que data de 1919.

Este extenso poema se encuentra dividido en siete cantos y es precedido por un prefacio; en éste, el poeta se presenta como “Altazor”, un hombre con un paracaídas que se lanza al vacío desde una estrella.

El primer canto es el más extenso de la obra y consiste en una meditación filosófica donde se aquilata la vida del Hombre con una caída en el vacío. Esta caída resulta ser también la caída del lenguaje- sin que tal situación implique un juicio de valor- ya que a partir del canto tercero se forzarán las posibilidades creativas de las palabras  y su sintaxis, hasta convertir al lenguaje en un canto que adquiere sentido únicamente dentro del contexto de la obra y que fuera de ella parece sólo el tararear de un niño en la primera infancia. La extensión de los cantos es un paralelo con la organización de la citada caída, ya que exponen desde el más largo hasta el más corto; logrando la misma organización de las suras en el libro sagrado del Corán. 

Este poema no deja de incluir una de las vetas creativas más importantes de la poesía a lo largo de la historia: la mujer amada. En el canto dos, nos encontramos, quizá, algunos de los versos que no escapan a la memoria de cualquiera que lee Altazor: “¿irías a ser muda que dios te dio esos ojos?” “¿Irías a ser ciega que Dios te dio esas manos?”, entre otros. Este canto le concede tal importancia a la mujer amada que termina diciendo que si ella muriera las mismas estrellas del universo perderían el rumbo.




La caída del lenguaje se produce poco a poco, dejando de tener un referente en el mundo material, es decir, deja de hablar de algo específico. En el canto tercero se habla de “El simple sport de los vocablos”, de crear poemas sólo por jugar. Pareciera, en este punto, que no hay nada más que decir, que  la poesía sólo se repite lo que se ha venido diciendo desde hace siglos y después no queda nada. En los siguientes cantos se realizan enumeraciones que llevan a suponer que aunque las cosas se digan de distinta manera, no se pueden decir cosas nuevas. Por ejemplo, las repeticiones de la palabra “ojo” o “molino” acompañadas de un adjetivo, en el segundo caso, diría yo, hasta el cansancio y el absurdo.

Huidobro, en este poema, mantiene un intenso diálogo con la tradición literaria que lo precede y con las concepciones del mundo más arraigadas en el Hombre. Dentro de la imposibilidad de decir algo nuevo, surge la figura del poeta como creador. El canto cinco dice “Aquí comienza el campo inexplorado”; es decir que hay una solución al mutismo impuesto a toda la poesía precedente. 

¿Cuál es la solución del poeta a la imposibilidad del lenguaje de decir algo nuevo? La respuesta a esta pregunta podríamos sondearla en las frases “huir de la muerte”, “el corazón que rompe las amarras”.

En este canto la poesía se vuelve experimental y totalmente libre, llegando hasta sus límites en los cantos siguientes. ¿Hasta donde pueden llegar las capacidades del lenguaje y de la vida cuando se experimenta a las últimas consecuencias? La respuesta a esta pregunta se encuentra en Altazor o el viaje en paracaídas; un poema que se convirtió en una especie de manifiesto del Movimiento Creacionista, uno de los más duraderos en la vanguardia latinoamericana.



2 comentarios:

  1. a que chido¡¡¡¡¡¡¡¡¡ otros iguales por fa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ya me dieron ganas de leer el libro..............

    ResponderEliminar
  2. Buen día; altazor fue un libro que leí ya hace algunos años, y puedo decirles que me gustó, no lo leí completo,ya alguno contará si se aventó el canto de "los molinos" entero, y si en voz alta, que sí, como comenta Eugenio, parece cansado ¿tendrá qué ver algo con lo de "el simple sport de los vocablos"? por ser cansado como hacer ejercicio. Y a quién ya haya leído Altazor y quiera checar otra cosa de Vicente Huidobro recomiendo los "últimos poemas", andan en PDF en ell google, sus poemas de madurez de este autor. Bonito detalle el video, Eugenio.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario

Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!