Los efectos de las adicciones en el embarazo



Tener un hijo es una decisión personal, como lo es la forma en que la mujer se cuidará durante este periodo. Sin embargo, las embarazadas que hacen abuso de sustancias durante los meses de gestación pueden provocar daños irremediables en el desarrollo normal del feto.



Estudios sobre adicciones durante el embarazo señalan que si el desarrollo del feto es expuesto a sustancias, se producen cambios pequeños, pero muy importantes para el futuro, en particular en lo relacionado a un comportamiento exitoso en la etapa escolar y superior, representados en la habilidad de bloquear distracciones y la concentración a largo plazo.

Todas las sustancias, incluidas el alcohol y el tabaco, son peligrosas para una mujer embarazada, "ya que aumentan el riesgo de malformaciones congénitas, de restricción de crecimiento intrauterino y de daños embrionario - fetales, lo cual es empeorado por el uso simultáneo de varias de ellas, cuyos efectos serían aditivos", explica el ginecólogo Jorge Carvajal.

Dado que generalmente las mujeres adictas usan más de una sustancia, "resulta difícil determinar el peligro específico en particular sobre el feto y las consecuencias de su consumo para ambos", señala el especialista.

Explica que algunas sustancias son dañinas durante todo el embarazo y otras sólo cuando se consumen en un periodo específico. Sin embargo, todas aportan efectos negativos: Bebidas alcohólicas:

En el cuerpo de la mujer, el alcohol se transforma en sustancias dañinas que son absorbidas por el feto. Su ingesta es catalogada como una de las prácticas más peligrosas durante el embarazo, especialmente al principio de éste.

Su uso materno, según el ginecólogo Jorge Carvajal, "contribuye a un amplio rango de efectos en el hijo como los trastornos cardiacos y articulares congénitos, incluyendo problemas de hiperactividad e irritabilidad persistente durante los primeros años".

Si la futura madre consume bebidas alcohólicas, aumenta el riesgo de que su bebé nazca con defectos, como el "Síndrome Alcohólico Fetal" (SAF), que incluye distintos trastornos como formación de un cráneo pequeño, anomalías faciales, retardo en el crecimiento y problemas de aprendizaje.

No se ha logrado determinar cuál es la cantidad de alcohol que produce este efecto, lo que ha quedado demostrado es que todo tipo de consumo representa un riesgo. Por eso, el especialista, recomienda que la mujer se abstenga de tomar bebidas alcohólicas desde que decide embarazarse, o por lo menos en el momento de saber que está encinta.


Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!