Mitos.. ¿Verdad o ficción?

Mitos.. ¿Verdad o ficción?
por GARDENIA SANTILLÁN


Un mito urbano es una historia supuestamente verdadera, que se propaga de boca en boca. Por lo general los mitos son entretenidos, a veces son datos extraños cercanos a lo increíble, y nadie puede decirte dónde o cómo empezaron.

La gente cree en los mitos urbanos por la forma en que son divulgados. Un amigo te contará la historia, diciendo que la obtuvo de otro amigo, que a su vez la escuchó de un amigo. Tú confías en la persona que te lo dijo, y ellos confían en sus amigos por lo tanto, ¡tiene que ser verdad!

Aquí recopilamos algunos de los más populares:

  • Mito: Si una persona se pone bizca, los ojos se le quedarán así para siempre.

              Falso: contrariamente a lo que afirma este viejo dicho, una persona no se quedara así por el hecho de ponerse bizca. 




  • Mito: No debes ir a nadar después de haber comido.
Falso: La gente advierte que deberás esperar media hora o una hora después de comer antes de ir a nadar, porque de lo contrario sufrirán calambres e incluso hasta morir. Sin embargo, en realidad no existe ninguna correlación entre ir a nadar con el estómago lleno y la aparición de calambres. El cuerpo es capaz de digerir perfectamente los alimentos y nadar al mismo tiempo.


  • Mito: Si te afeitas las piernas, el vello crecerá más grueso.
Falso: Afeitarte las piernas no provoca que el vello vuelva a crecer más grueso. Si eso fuera cierto, los hombres, que por lo general afeitan su cara todos los días, tendrían barba dura, de grandes proporciones. Probablemente, esta creencia se originó porque la máquina de afeitar corta el vello en la parte más gruesa y hace el vello cortado luzca más largo; además, el vello que crece sobre la piel depilada, se destaca aún más por el contraste.

  • Mito: Hay que beber 2 litros de agua al día 

Falso: Este mito se ha extendido gracias a la nueva cultura de la imagen y del culto al cuerpo. Las modelos no paran de decir por televisión que ellas mantienen su esbelta figura gracias a que beben mucha agua durante todo el día.

No necesitamos tanta agua en nuestro cuerpo para estar sanos. Los estudios demuestran que nuestro cuerpo es muy bueno para regular cuánta agua necesitamos, y por eso nos indica cuando tenemos sed. Y además, no se necesita beber tanta cantidad de agua pura porque la necesaria se puede encontrar perfectamente en otro tipo de líquidos que bebemos a diario, como por ejemplo en el café, en los jugos, leche o en los propios alimentos.


  • Mito: Comer de noche engorda.

Falso: Este mito lo llevan al pie de la letra todos aquellos que en algún momento de su vida han tenido que hacer dieta. Lo han escuchado docenas de veces: prohibido comer de noche.
Tras una revisión exhaustiva de la literatura científica al respecto, los investigadores no encontraron la más mínima evidencia de esta afirmación. Comer de noche engorda exactamente igual que comer de día. Lo único cierto es que la gente sube de peso porque consume mas calorías de las que quema, así de claro. 

  • Mito: El azúcar vuelve hiperactivos a los niños. 
Falso: Los investigadores encontraron al menos 12 estudios que analizaban el comportamiento de los niños con dietas que contenía distintos niveles de azúcar y nunca han encontrado diferencias entre ellos. Ni siquiera en estudios de niños que eran considerados "sensibles" al azúcar se encontró una diferencia en el comportamiento tras consumir alimentos libres de azúcar y alimentos con azúcar. Los padres tienen el mito tan arraigado que ellos mismos se convencen de que sus hijos se vuelven hiperactivos con la ingesta de azúcar aunque no sea cierto. Evidentemente, hay que tener cuidado con los excesos de glucosa, pero más por una cuestión de salud alimentaria y obesidad que por la hiperactividad.

  • Mito: El bostezo es "contagioso".

Verdadero: El empirismo nos demuestra que sí, pero no se sabe con exactitud si es algo fisiológico o psicológico.



  • Mito: Cuando corres bajo la lluvia te mojas menos.

Verdadero: Los científicos aseguran que es cierto. Los Cazadores de Mitos (el programa de TV) también lo han investigado y pese a que llegaron a la conclusión contraria, posteriormente descubrieron errores en su sistema de lluvia artificial, y repitiendo el experimento llegaron a la misma conclusión que los científicos.


Mito: Los hombres piensan en sexo cada 7 segundos

Falso: Si así fuera seria completamente imposible para cualquier hombre concentrase lo suficiente en cualquier cosa para terminar de hacerla. Sin embargo si tienen frente a ellos a una hermosa mujer los expertos estiman incluso que un 30% podrían pensar en ello durante todo el día.


  •  Mito: Con café cargado o un baño, se baja la borrachera. 
Falso: Ni el café ni un baño acelera el procesamiento de eliminación del alcohol consumido. Este se eliminaría de la sangre a razón de un vaso de vino por hora, teniendo como referencia el organismo de un hombre de aproximadamente 80 kilos.  Recordemos que las mujeres al tener menor contextura física, agua y grasa corporal tardan más para procesar cada trago o vaso de alcohol.


¡¡¡No creas todo lo que dicen y no repitas todo lo que escuches!!!

sigueme en twitter: @gardesantilllan 

Usted es libre de

Compartir - copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato
Adaptar - remezcla, transformar y construir sobre el material para cualquier propósito, INCLUSO comercialmente.
El licenciante no puede revocar estas libertades en tanto usted siga los términos de la licencia

Suscribete a dtmtoluca

Recibe las últimas noticias de dtmtoluca en tu correo!